Marosa Montañés: “Después del ladrillo, somos el sector que más acusa la crisis”

Todo empezó hace casi 15 años como una reunión de profesionales de la comunicación que querían comentar la situación laboral de los periodistas, mejor dicho, de las periodistas. Y hemos llegado a las puertas del 2013 como una asociación que ya cuenta en su haber con una memoria de actividades impresionante: congresos sobre Comunicación, Igualdad, Conciliación; comidas tertulia con las principales artífices de la política y la empresa de la Comunitat Valenciana; seminarios sobre la aplicación de las nuevas tecnologías en nuestra profesión y proyectos que ya están en la mente de la presidenta de la Asociación Mujeres Periodistas del Mediterráneo (MPM), Marosa Montañés.

Pregunta. Antes de repasar proyectos, hablemos de la triste realidad a juzgar por el Informe presentado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) sobre la profesión. ¿Qué puede aportar MPM para paliar la creciente precariedad de los periodistas en nuestro país?

Respuesta. En primer lugar, reflexión sobre la situación actual para saber qué es lo que hay y, entonces, buscar alternativas. Según dicho  informe, el paro ha crecido un 20 por ciento este año y después del ladrillo, somos el sector que más acusa la crisis. Si a esto añadimos la precariedad laboral, los contratos basura, el cierre de medios y, sobre todo, la discriminación por sexos en la lista de parados en la profesión –más del 64 por ciento son mujeres frente al 36 por ciento de los varones-, la conclusión es que o nos movemos unidos o nos hundimos y no hay que olvidar que sin periodismo no hay democracia.

P. Habla de unión y siempre se ha dicho que el periodista es el ser más individualista en su actuación laboral, el menos corporativista. ¿De qué unión habla entonces?

R. Junto al problema del paro, el periodista hoy debe superar otro escollo: su ego. No debemos ser protagonistas de nada. Nuestra misión, por vocación, es el servicio a la sociedad ejerciendo de correa de trasmisión entre la verdad sobre los acontecimientos, las personas y las cosas y los ciudadanos. No debe existir ninguna fisura entre la libertad de expresión del periodista y el derecho a la información del ciudadano, por eso hablo de unión. Para salir de esta crisis, los periodistas debemos unirnos y minimizar nuestras diferencias.

P. Si como comenta, en la profesión lo que domina es el individualismo, ¿hacia dónde se puede ir?

R. En esta película, MPM tiene un guión claramente diseñado que hay que desarrollar, pero esto sólo es posible a través de las organizaciones profesionales. En el informe, la sociedad nos aprueba con un cinco pelado, mientras que somos nosotros mismos los que reconocemos que no damos la talla en nuestro trabajo y nos damos un suspenso. Esto debe cambiar ya. Por eso, sugerimos revitalizar las asociaciones de periodistas, dotarlas de contenidos innovadores para afrontar los nuevos retos de la era digital y crear colegios profesionales en aquellas comunidades que no cuentan con esta figura jurídica.

P. Hay Colegio Profesional de Periodistas en casi todas las comunidades autónomas y la Comunitat Valenciana es una de las excepciones. ¿Podremos contar algún día no muy lejano con uno propio en la Comunitat?

R. Es el regalo que MPM ha pedido a los Reyes Magos para 2013. Creemos que el Colegio contribuirá a dignificar la profesión, respetar la libertad de ejercicio de los periodistas, facilitar la conciliación laboral y familiar a través de la corresponsabilidad,  reducir al máximo la precariedad laboral de las mujeres periodistas, que según el informe son las que más sufren el paro entre otras ventajas.  Los periodistas, que tienen objetivos comunes, deberían encontrar una vía también común para poder ejercer esa libertad y garantizar a la sociedad el futuro de la democracia.

P. Cada vez hay más facultades de Comunicación llenas de futuros periodistas. ¿La profesionalidad del periodista pasa ineludiblemente por las aulas de Periodismo?

R. Sin duda. Pasa por la licenciatura. El alumno elige profesión como objetivo laboral de futuro, no sólo  porque esté de moda. Por eso hay que exigir una formación específica que sólo se adquiere en las facultades. En ellas se facilitan al alumno las herramientas necesarias para ejercer la profesión con una mentalidad de servicio a la sociedad.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.