El Periodismo de Investigación, por dentro y por fuera

La tercera mesa redonda del ciclo de Periodismo Especializado, organizado por la Asociación de Mujeres Periodistas del Mediterráneo junto con la Asociación Profesional de Periodistas Valencianos y con el apoyo de la Universidad CEU Cardenal Herrera, se centró en el Periodismo de Investigación. Moderada por el periodista Javier Matoses, a la mesa saltaron también cuestiones centrales e inesperadas como el pretendido “periodismo ciudadano” o la necesidad de un colegio profesional.

Cuatro visiones coincidentes… en ocasiones

Arturo Checa abrió la mesa como le gusta a él, como reportero, dándonos un titular: “El Periodismo de Investigación no existe”. Dicho esto, pasó a los ladillos, desgranando los porqués de su afirmación: falta de medios y de personas, nada sorprendente, en su opinión, “tras la brutal reducción de plantillas que ha llevado a 8.000 periodistas a la calle desde que se inició la crisis en 2008”. Y comenzó el debate…

Jerónimo Boloix no compartió esta opinión. Por el contrario, afirmó que el Periodismo de Investigación sí existe. Lo que también reconoció fueron las dificultades para publicar los resultados de ese trabajo, dado el “poderoso caballero, Don Dinero”. Y es que, afirmó “los intereses económicos de los medios pesan, a día de hoy, más que el criterio informativo del director”.

Ricard Chicot fue más allá. El periodismo de investigación no solo existe, es que atraviesa su mejor momento. Eso sí, “para que sea periodismo de investigación, tiene que haber consecuencias”. Lamentó la sequía de años precedentes pero afirmó que a día de hoy “la sociedad ha abierto los ojos y los periodistas nos hemos puesto las pilas”.

El abogado Guillermo Gago reconoció el valor del Periodismo de Investigación, por su interés social, a la vez que planteó las dificultades que implica el conflicto entre el derecho a la información y los de la persona, como el de la intimidad o el de la propia imagen. Una dificultad para la cámara oculta, herramienta clásica de este formato de periodismo. Todo ello apoyado en las últimas sentencias tanto del Tribunal Constitucional como el del Supremo.

debate-periodismo-investigacion-mpm-appv-uch-ceu

El día a día del periodista de investigación

Arturo Checa, que reconoció la envidia que le despiertan filmes como “Spotight”, desveló las tres herramientas secretas del periodismo de investigación: “papeles, papeles y papeles”. Reconoció que las presiones existen y agradeció a su empresa, el diario “Las provincias”, el respaldo recibido. También recalcó otro de los peligros a los que se expone, el de las “fuentes tóxicas”. No basta con una fuente “fiable”, el apoyo documental es fundamental.

Ricard Chicot, una cara muy conocida por España Directo y Equipo de Investigación, entre otros programas en los que ha trabajado, puso el acento en la importancia de cuestionarse todo y planteó la necesidad de recuperar el prestigio perdido, haciendo referencia a múltiples aspectos que, durante mucho tiempo, no se han investigado, como la durante muchos años “intocable” familia real o la corrupción, que campaba a sus anchas. Él se marca unos límites y en ocasiones ha dejado investigaciones por cuestiones éticas, como un reportaje sobre trata de blancas. Y afirmó sentirse orgulloso de los límites que no traspasa.

El ex policía e investigador Jerónimo Boloix, habitual en los platós de televisión, estuvo de acuerdo en que el periodista debe desconfiar. Puso como ejemplo los recientes escándalos de “timadores” que se han aprovechado de la sociedad, y de los periodistas, para recaudar dinero haciendo creer que era para hacer frente a imprescindibles y carísimos tratamientos médicos. Y también recordó que, en su momento, destapó con una cámara oculta la falsa fundación de las niñas de Alcácer.

El tiempo no dio para más

Una mesa en la que todo lo que se comentó fue de gran interés pero que quedó corta. Surgieron debates como la irrupción del “periodismo ciudadano”, una cuestión muy bien aclarada por Checa: “no existe el periodismo ciudadano como no existe el médico ciudadano. No basta con ejercer, hay que contar con cualificación que garantice el ejercicio profesional”. Precisamente ahí salió el tema de la ausencia de un colegio profesional que vele por la calidad del ejercicio del periodismo. “No basta con ser licenciado en Derecho para ser abogado”, arguyó Llago, quien lamentó que no exista esa colegiación para profesionales de la información.

El debate se abrió al público presente, que planteó cuestiones muy interesantes, pero el tiempo impidió abordar temas centrales como los intereses cruzados en las empresas informativas, la irrupción y consecuencias del “periodismo de filtración” o, en mi opinión, la falta de regulación de las “notas de prensa”, un instrumento de primer orden en la comunicación corporativa en un limbo legal, puesto que mientras las noticias de los medios y la publicidad están reguladas y se les exige veracidad, el valor de las notas de prensa se cuestiona a la vez que, por las circunstancias actuales en materia de recursos, muchas veces se publican sin ningún tipo de filtro.

María José Medialdea Fernández, vicepresidenta de Mujeres Periodistas del Mediterráneo

 

Esta entrada fue publicada en Jornadas, Noticias y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.